collapse collapse

* .

* Información de usuario

 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
¿Perdiste tu email de activación?

* Ayuda la web

* Busqueda rápida


Lilita
21 de Septiembre de 2016, 19:03:52 pm por Lilita
Vistas: 249 | Comentarios: 0




Desde Tablón en Blanco os queremos recomendar los siguientes 3 Master Universitarios de SALUSPLAY en colaboración la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC).

Estos Másters tienen una metodología innovadora, basada en la adquisición de conocimientos mediante Contenidos Audiovisuales (Texto + Podcast + Vídeos) y en la adquisición de habilidades mediante Serious Games o Juegos Serios.
 
Además su Triple Acreditación hace que sean muy interesantes de cara a una OPE o Bolsa de Trabajo.

Los suscriptores de Tablón en Blanco podéis aprovecharos de un DESCUENTO de 250€ al realizar la INSCRIPCIÓN.

Os ampliamos la información a continuación:

MASTERS:

Los 3 Masters Universitarios Online, incluyendo Titulaciones, características y contenidos, son accesibles desde las siguientes direcciones web:

·         Master en Enfermería Basada en Evidencias e Investigación (http://www.salusplay.com/master-investigacion-enfermeria)

·         Master en Farmacología y Productos Sanitarios para Enfermería (http://www.salusplay.com/master-enfermeria-farmacologia)

·        Master en Salud Digital (http://www.salusplay.com/master-salud-digital)

CARACTERÍSTICAS:

Las características más relevantes de estos Master son las siguientes:

·        Triple Acreditación;

o   Master Universitario (título propio 60 ECTS o 1.500 Horas)
o   Hasta 45,9 Créditos Formación Continuada (CFC)
o   Publicación como autor/a principal del Capítulo de un Libro recopilatorio de los Trabajos Fin de Master

·         Becas 500€ para los miembros de algunos Colegios de Enfermería y Asociaciones Profesionales (Consultar en la sección INSCRIPCIÓN de cada master)
·         100% online. Incluso la solicitud de la titulación y abono de tasas universitarias se podrá realizar a través de una pasarela de pago directamente a la Universidad.
·        Versión Anual o Intensiva (8 meses o 4 Meses)
·         Metodología y Evaluación lúdica (Serious Game + Tareas Innovadoras).

INFORMACIÓN:

·         Para ampliar esta información SalusPlay ha habilitado dos líneas telefónicas en exclusiva para los Master;

                                                        944 072 027 // 692 063 088

·         Las personas interesadas también se pueden comunicar SalusPlay a través del siguiente mail; master@salusplay.com
Lilita
24 de Diciembre de 2015, 12:50:22 pm por Lilita
Vistas: 2073 | Comentarios: 5

Publicado en Boe el Real Decreto 954/2015, de 23 de octubre, por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros.

Y ahora que?

La opinión de Juan Luis Badallo, que os pego a continuación me parece una de las más claras de entender entre tanto llamamiento a movilizaciones de los CULPABLES de que este decreto ha salido finalmente con esa redacción!

https://www.dropbox.com/s/rgzo1k1js0b0pci/SOBRE%20LA%20PRESCRIPCI%C3%93N%20ENFERMERA.pdf?dl=0


Citar
SOBRE LA APROBACION DE LA PRESCRIPCIÓN ENFERMERA

Ganas me dan comenzar este artículo de opinión con la frase “salvo criterio
mejor fundado” que tan acertadamente utilizan los letrados, tal vez hubiese
debido esperar a que tras la publicación en el BOE los jurídicos se
manifestasen pero la prudencia no cabe cuando los profesionales piden
opiniones y las redes sociales humean de mala manera.

El pasado viernes 23 de octubre el Consejo de Ministros aprueba un Real
Decreto (RD) denominado de forma coloquial de Prescripción Enfermera. Es
un RD que los profesionales de enfermería vienen esperando viernes tras
viernes y que no terminaba de entrar en el Consejo, lo cual ha ido creando
expectativa y desconfianza a partes iguales.

Parecía que todo estaba hablado y negociado, pero la tardanza en ser
presentado al Gobierno, añadido a las presiones públicas que el sindicato
médico (CESM) y la organización médica colegial (OMC) venían haciendo
sobre el Ministerio de Sanidad en las últimas semanas, no auguraba nada
bueno.

Y así fue. A pesar que el Consejo de Estado no había puesto ninguna objeción
al art. 3 del RD, el Ministro Alonso sin avisar a los que habían estado
negociando con él, introduce en el Consejo de Ministros un texto distinto en ese
artículo que convierte el RD en papel mojado. En un documento que rechaza
toda la Enfermería, pero que ha conseguido el visto bueno de los
representantes de los médicos. En definitiva, el Ministro Alonso aprecia o teme
más a los representantes de las organizaciones médicas, que a los criterios de
Consejo de Estado, a los negociadores de las enfermeras o a las reacciones de
estas.

Antes de continuar es necesario hacer una declaración dirigida a quien leyendo
estas líneas y no siendo enfermero, tenga cierto desasosiego sobre las
reivindicaciones de las enfermeras.

Los enfermeros no queremos ser médicos, ni queremos diagnosticar, ni tratar
enfermedades; tampoco queremos sustituir al médico porque seamos más
baratos, ni queremos hacer de médicos a pesar de no haber estudiado
medicina. No pretendemos entrar en la medicina por la puerta de atrás, ni
actuar sin responsabilidad; tampoco queremos recetar y que cargue otro con
las culpas. Por lo tanto quítense esas ideas de la cabeza. Esta queja, esta
sensación de engaño, la indignación que sentimos por la publicación del RD,
no tiene nada que ver con esos reproches velados que nos hacen
ocasionalmente.

No conozco en mi ámbito, la atención primaria, ni en la hospitalaria, ya sea
pública o privada, a una sola enfermera que me haya confesado que quiere
sustituir al médico o que quiere hacer de médico. Pero hablando por mi mismo
nunca he sentido interés por diagnosticar una hipertensión o una diabetes o
una bronquitis; mi mundo es el cuidado. Trabajo con un médico y ambos lo
hacemos para los pacientes. El sabe cuál es mi trabajo y yo sé cuál es el suyo,
por eso somos un equipo. Esto no es un problema de compañeros, esto es un
problema de representantes y de organizaciones que desconfían entre si.

Y no es la primera vez que pasa. La desconfianza sobre “que es lo que quieren
estas”, ya surgió en el pasado. Tras la Reforma de la Atención Primaria, allá
por 1984, los representantes de los médicos desconfiaban de las consultas de
enfermería y de la utilización de la palabra “diagnóstico” por las enfermeras.
Llegaron a denunciar ante los tribunales que un enfermero pudiese tener
“consulta” o realizase “diagnósticos” y solo por una razón, porque consideraban
(algunos aún lo creen) que “consulta” y “diagnóstico” son patrimonio exclusivo
de la medicina y solo ellos pueden usarlas.

Cuando pasado el tiempo los tribunales les quitaron la razón y por su
experiencia comprobaron que ni las consultas de enfermería, ni los
diagnósticos enfermeros eran un riesgo para su profesión y si un beneficio para
los pacientes, dieron la callada por respuesta y no he oído a ninguno de ellos
desdecirse de sus afirmaciones. Pues lo mismo está sucediendo ahora con la
palabra “prescripción”, la consideran de su patrimonio y no conciben que
pueda ser usada por otras profesiones y mucho menos por la enfermería.
De ahí la piruleta, el subterfugio, el juego de palabras, que ha habido que
discurrir para que la enfermera pueda prescribir: “Los enfermeros podrán
indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a
prescripción médica”.

Reflexionen.

¿Pero qué es lo que está haciendo un médico cuando “indica” un
medicamento?, prescribir.
¿Qué está haciendo un médico cuando “usa” un fármaco?, prescribir.
¿Cómo se llama a lo que está haciendo un médico cuando “autoriza” un
preparado, un genérico, un específico?, prescribir.
Pero había que evitar la palabra, porque sino los representantes de la OMC y
de la CESM se iban a molestar y plantearían problemas al Ministerio.
Recuerden que la orden inapelable del Presidente Rajoy era: “paz social”,
acosta de lo que fuese.

Y ese fue el gran error del ministro Alonso, no tuvo redaños para enfrentarse a
los representantes de la medicina, como si lo hicieron anteriormente otros
ministros populares y socialistas cuando la OMC no quería un BOE en el que
figurasen las palabras “consulta” y “diagnóstico” unidas a la enfermería. Ni tuvo
redaños, ni la inteligencia, ni la habilidad para convencerlos o ignorarlos y por
eso prefirió engañar y mentir a los negociadores de las enfermeras.
Pero los que no tengan relación con el mundo sanitario pueden preguntarse:
“-¿Si no queréis ser médicos, para que queréis prescribir?”.
“- ¿Si no tenéis interés por diagnosticar y tratar una enfermedad, para que
necesitáis la prescripción?”.

Pues porque en el trabajo diario necesito prescribir, recetar fármacos, para
poder cuidar a los pacientes que vienen a mi consulta. Porque en la actualidad
cada vez que necesito que el paciente se tome un fármaco relacionado con
algún cuidado o cura que estoy haciendo y que forma parte de mis funciones,
de mis competencias, tengo que buscar a un médico que lo recete para poder
dárselo al paciente. Tengo que perder un tiempo precioso, en el que podría
estar atendiendo a otro ciudadano, para poder conseguir la medicación.

Médicos y enfermeras en atención primaria no siempre coincidimos en el
mismo horario de consulta, o si lo hacemos tenemos que esperar a que termine
el compañero para poder explicarle porque necesito un medicamento. Como
pueden ver no es un problema de reivindicación de competencias como
algunos piensan. Se trata de ser eficaces, es una cuestión de eficiencia.

Y que nadie imagine que no estamos preparados o no tenemos conocimientos
suficientes en farmacología. Durante nuestra carrera, en nuestros estudios,
tenemos tantas horas de formación en esta materia como los médicos. Pero
cuidado, no se confundan; los médicos estudian esta asignatura para adecuar
un tratamiento a una enfermedad y esa será siempre una función, una
competencia, que les corresponde solo a ellos. Nosotros estudiamos
farmacología porque somos los que administramos esa medicación y tenemos
que garantizar la seguridad del paciente. Y en ocasiones… necesitamos
administrar fármacos para asegurar unos cuidados de calidad.

Este RD viene a enmarañar más esta situación. Por eso la enfermería se ha
visto frustrada y responde de forma indignada en la redes. El borrador que se
firmó con el Ministro y que pasó con dictámenes favorables todos los requisitos
a los que fue sometido, decía que para que una enfermera pudiese prescribir
en una receta (permítanme que ignore el subterfugio ese de “Los enfermeros
podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a
prescripción médica, mediante la correspondiente orden de dispensación”) era
necesario:

- Hacer un curso complementario de 6 ECTS.
- Contar con un seguro de responsabilidad civil.
- Seguir unas Guías clínicas consensuadas por médicos y enfermeros y
autorizadas por el Ministerio.

Y lo que dice ahora el RD aprobado con el beneplácito de la OMC y la CESM
es que para poder prescribir en una receta (ellos dirían “indicar, usar y autorizar
mediante una orden de dispensación”), es necesario:

- Hacer un curso complementario de 6 ECTS.
- Contar con un seguro de responsabilidad civil.
- Seguir unas Guías clínicas consensuadas por médicos y enfermeros y
autorizadas por el Ministerio.
- Que el médico previamente indique el diagnóstico, la prescripción y la
guía clínica a seguir.
- Que el médico haga el seguimiento para adecuarlo, garantizar la
seguridad y la efectividad del tratamiento.

Y la pregunta es, ¿para qué?. “- Porque la prescripción es cosa de médicos y
no hay más que hablar”.

En el revuelo de las redes sociales se ha querido ver una extensión del
problema a todos los actos de la enfermería. Algo así como que por culpa de
este RD, a partir de ahora, no podremos hacer nada sin ser supervisados de
alguna manera por el médico. Y eso no es así, nada más lejos de la realidad.
Desde mi punto de vista, el procedimiento aprobado solo está relacionado con
los medicamentos que podemos prescribir a través de una receta. El RD solo
regula la indicación, uso y autorización de dispensaciones de medicamentos
sujetos a prescripción médica, mediante la orden de dispensación.

Este RD es de aplicación para aquellos enfermeros que quieran, en un futuro,
cuando se publiquen las Guías, prescribir un medicamento en una receta
llamada “orden de dispensación”.

Este RD no regula la indicación, uso y autorización de dispensaciones de
medicamentos sujetos a prescripción médica, por parte de una enfermera,
cuando no utiliza una receta u orden de dispensación.
Si tu puesto de trabajo como profesional de enfermería, te obliga a darle al
paciente una receta para que vaya a la Farmacia a buscar un medicamento,
puede ser que sea interesante que te registres como prescriptor (ellos dirían:
“conseguir la acreditación”).
Pero si trabajas en un lugar en el que puedes dar el fármaco directamente,
porque lo tienes a tu disposición, en los almacenes, en la bolsa de
emergencias, en el carro de curas o en el armario de la medicación, este RD no
te va a dar más seguridad jurídica de la que tenías antes o de la que tienes
ahora. No por lo menos en este momento.

Todo lo dicho, a salvo de mejor opinión o criterio fundado en derecho. Ahora sí.
Algunos compañeros me piden un ejemplo práctico, del día a día, de cómo veo
la necesidad de utilizar la prescripción y de cómo el Ministro Alonso ha
frustrado esas expectativas. Y como hoy me ha sucedido, nada mejor que
contarlo:

Esta mañana en mi consulta de enfermería ha llegado un paciente con un
absceso sacrococcigeo purulento. Para profanos, ese típico bulto en salva sea
la parte, allá donde la espalda pierde su nombre, tan insoportablemente
doloroso. Como todos sabemos el paciente experto viene buscando la única
solución posible: sajar. El alivio es inmediato, aunque la técnica sea dolorosa.
Pero también sabemos que en alguna ocasión no es lo más recomendable o
existen alternativas.

Tras la exploración e interrogatorio determino que cumple con los criterios y
realizo la correspondiente técnica de cirugía menor, siguiendo
escrupulosamente los protocolos publicados (espero que nadie me discuta que
la cirugía menor no es una técnica propia de enfermería).
Una vez terminada la intervención y realizada la cura, se que el paciente
necesita al menos un analgésico y un antibiótico concreto, todo ello a la luz de
la mejor evidencia científica posible. Con lo cual salgo de mi consulta, me dirijo
a la del médico, espero a que termine de ver a su paciente, le cuento el caso, lo
comentamos (hacemos equipo) y le pido las recetas, que me da sin ningún tipo
de prevención. Vuelvo a la consulta y se las doy al paciente con las
indicaciones y precauciones habituales.

¿Dónde está el problema?. ¿Ven ustedes algo extraño en esta conducta?.
Yo no, pero, ¿verdad que podemos simplificarla ahorrándonos algunos pasos?.
Si se hubiese publicado un RD en los términos que negociaron los
representantes de la enfermería. Yo hubiese realizado toda la intervención
anterior incluida la entrega de las recetas de la medicación. Solo eso habría
cambiado. Es cierto que tendría que esperar a que se publicase oficialmente
una Guía clínica de intervención en ese tipo de abscesos; pero una vez
publicada, no habría problema, ya que al ser un protocolo basado en la mejor
evidencia posible y consensuada entre médicos y enfermeros, estaría actuando
bajo unos criterios de seguridad mayores que los actuales.

¿Y en que influyen los cambios introducido por el Ministro Alonso, la CESM y la
OMC?.
Pues lo enmarañan más. En el momento actual y si el RD sale
publicado en los términos que fue aprobado el viernes en el Consejo de
Ministros, para que yo pudiera extender la receta, tendría que:

- Llamar al médico, para que hiciera el diagnóstico del absceso sacro
- Que este autorizase en su ordenador la primera de las recetas de
analgésico y antibiótico.
- Que además confirmase la Guía correspondiente a seguir.
Y entonces, y solo entonces, podría imprimir las recetas con mi nombre y
firma, para que el paciente pudiese acudir a la Farmacia a recogerlas.
Y ahora les pregunto, ¿merece la pena registrarse como prescriptor solo por
esto?. ¿Tanto jaleo de cursos, autorizaciones y registros para hacerlo más
complicado que en el momento actual?.
Para esto me quedo como estoy.
¿Ustedes creen que por poder decir que firmo mis propias recetas, merece la
pena hacer perder el tiempo a los pacientes?.

¡Tantas vueltas para poder prescribir un fármaco, que al final lo consigo
igualmente, con tan solo pedírselo al compañero!.

Al próximo ministro le propongo algo más sencillo: derogue el RD e incluya la
palabra “enfermero” en la Ley del Medicamento, allí donde dice: ”La receta
médica, pública o privada, y la orden de dispensación hospitalaria son los
documentos que aseguran la instauración de un tratamiento con medicamentos
por instrucción de un médico, un odontólogo o un podólogo, en el ámbito de
sus competencias respectivas”.

Y ya está, no hay más. No se compliquen la vida y no nos la compliquen a los
demás.


Juan Luis Badallo Léon.
Enfermero
Valladolid
kimaki
11 de Diciembre de 2015, 13:00:12 pm por kimaki
Vistas: 1195 | Comentarios: 0

Muy buenas,
aquí os dejamos el enlace a una encuesta sobre la opinión de las enfermeras en todo este lío de la prescripción. Su autor (Juan Hernández, sociólogo conocido por estos lares :ghgh: :ghgh: :ghgh: ) declara en su blog como intención: " mi único propósito es saber de verdad qué piensan las enfermeras/os cuando se les pregunta sobre la 'prescripción enfermera', sin echar mano de intermediarios que se ofrezcan a hablar en su nombre."
Ya que nos ofrece esta oportunidad, aprovechémosla.
Por favor, rellenala, no te llevará mucho tiempo y nos dará una visión interesante sobre el tema.

Link a la encuesta: http://egm2015.questionpro.com/

Para saber más sobre este proyecto: http://juherya.blogspot.com.es/2015/12/enfermeria-opina-compromisos-de-etica-y-transparencia.htmlhttp://juherya.blogspot.com.es/2015/12/enfermeria-opina.html

Compártelo entre tus contactos enfermeros.

Un saludo

Equipo Tablón en Blanco
Lilita
28 de Octubre de 2014, 21:56:08 pm por Lilita
Vistas: 2703 | Comentarios: 0

http://www.infermeriabalear.com/Canales/Ficha.aspx?IdMenu=6a4d3a88-d92d-4821-a3cf-25f33ba538c9&Cod=ee913a13-a67e-4cf9-b742-f2176a234fe2

Citar
El CGE pretende destituir a la Junta de Gobierno, legítimamente electa en 2010, e imponer su propia candidatura

Las elecciones de 2010 en el Colegio Oficial de Enfermería de les Illes Balears se vieron marcadas, como ha sido habitual en los últimos procesos electorales, por los recursos presentados por la candidatura afín al Consejo General de Enfermería (CGE), encabezada por Miguel Reynés. En un abuso de poder carente de la más mínima ética -hasta el punto de que el Letrado de Valencia que representa al Sr. Reynés es el mismo utilizado por el Consejo en asuntos en esa Comunidad-, la estrategia del CGE se construye con el fin de invalidar cualquier candidatura que no le sea afín, todo ello para acceder al gobierno sin necesidad de elecciones.

La candidatura que resultó elegida para conformar la actual Junta de Gobierno siguió pulcramente las reglas que se indicaron en la convocatoria a las pasadas elecciones, no haciendo sino lo que la Mesa Electoral le ordenó para poder concurrir a las mismas.

No obstante, el Sr. Reynés presentó recurso ante el Juzgado de lo Contencioso nº 2 de los de Palma que actualmente está conociendo del mismo, restando únicamente el dictado de la sentencia.

Sin embargo, ahora, y estando previsto celebrar nuevas elecciones, pues el mandato de la actual Junta finaliza este mes de diciembre, el Consejo, arrogándose la competencia para resolver -y soslayando que la Mesa Electoral de un Colegio no es un órgano de éste, y no tiene superior jerárquico, siendo sus decisiones únicamente susceptibles de resolverse ante la jurisdicción contenciosa administrativa-, ha decidido, en el más puro arbitrario ejercicio del Derecho, y dicho en términos gráficos, asaltar, secuestrar y entregar el Colegio al Sr. Reynés sin necesidad de presentarse éste a las próximas elecciones establecidas estatutariamente, y a sabiendas de que su candidatura en las pasadas elecciones no fue la escogida por nuestras colegiadas y colegiados.

No es concebible que decidiendo la Mesa electoral que nuestra candidatura podía presentarse y concurrir, al igual que la encabezada por el Sr. Reynés, a las elecciones de 2010 y presentar cada una sus respectivos programas a fin de que los colegiados/as votaran en conciencia y libremente, habiéndolo además así indicado el propio Juzgado de lo Contencioso mediante auto judicial de 15.12.10 cuando el Sr. Reynés propuso suspender tales elecciones, resulte ahora que el Consejo -orillando que las quejas del Sr. Reynés ya están siendo conocidas por un tribunal, y por tanto exento de intereses
partidistas, y cuya imparcialidad está fuera de toda duda- se erija como el órgano encargado de resolver, habiendo sido su decisión -carente de todo rigor jurídico- pretender entregar el Colegio, ya no a quien no resultó vencedor, sino al que le es afín y al que siempre el Consejo ha venido apoyando desde la sombra.

Se han dado instrucciones a nuestros servicios jurídicos para presentar las pertinentes acciones que procedan, pudiendo avanzar que se ha acordado comunicar cuanto ha acontecido al Juzgado de lo Contencioso a fin de que ponga coto y deje en suspenso la decisión del Consejo General, e igualmente así ponerlo en conocimiento de la Conselleria de Presidència para que se abstenga de acceder a las pretensiones del Sr. Reynés y del Consejo General encaminadas a que su candidatura se inscriba en el Registro de Colegios Profesionales, causando baja la actual candidatura. Sin perjuicio de cuantas otras acciones se considere oportuno postular.

Causa asombro a esta Junta de Gobierno argumento tan surrealista como que la candidatura que resultó electa por amplia mayoría, encabezada por la actual presidenta, Rosa María Hernández, no gozaba de paridad de género, pues solo disponía de un 22% de hombres (4/19), lo cual, en un colectivo formado por más de un 85% de mujeres, es más que absurdo. Aún más adquiere tintes de desfachatez cuando en la propia Comisión Ejecutiva del CGE, de ocho miembros solo dos son mujeres.

Como tan absurdo como lo anterior, es que tres de los candidatos elegidos sean profesores universitarios, a los que califica de "no ejercientes"; afirmación que resulta insultante para la profesión y que denota gran ignorancia y falta de sensibilidad por parte de la candidatura que el CGE quiere imponer al colectivo profesional de las Illes Balears, pues la docencia, junto con la asistencia, la investigación y la gestión, forman parte de las cuatro funciones básicas de la profesión enfermera, tal como consta en los Estatutos Generales de la Organización Colegial de Enfermería y de Ordenación de la Actividad Profesional (R.D. 1231/2001).

Por su parte, la Junta de Gobierno del Coiba ha sido muy crítica con el CGE, especialmente en la cuestión de la llamada "Prescripción Enfermera", pues al presentarla el CGE como una nueva competencia, y no como lo que es: una parte más del desarrollo competencial adquirido en la universidad --tal como lo reconoció la Conferencia de Decanos de Facultades de Enfermería-- lo que ha primado el CGE es llevar a cabo una costosa y lucrativa formación destinada a más de 260.000 enfermeros de todo el Estado español, que han debido financiar los propios profesionales a través de
sus cuotas, en lugar de atender a las verdaderas necesidades de los enfermeros y también de los pacientes, instando a una regulación normativa que equipare a dichos profesionales con otros que, como los podólogos, con igual o menor formación en farmacología, no están sujetos a las restricciones que la ley impone a las enfermeras.

Este nuevo golpe a la democracia en un Colegio Profesional le supondría al CGE cuatro años de interesada tranquilidad, especialmente cuando parece próxima la aprobación de la nueva Ley de Colegios Profesionales que obliga a mayor transparencia en la gestión y rendición de cuentas -recordando que las elecciones al CGE también están próximas, y que el Presidente del Consejo es elegido por los Presidentes de los Colegios-, ya que, como se ha dicho, al estar prevista la celebración de elecciones a primeros de 2015, no solo derrocaría manu militari a la actual Junta elegida democráticamente, sino que eliminaría la posibilidad de elecciones al menos en otros cuatro años, impidiendo el derecho de participación y de concurrencia de todos los colegiados, a lo que esta Junta, se opondrá con rotundidad.

En definitiva, y ante la gravedad de lo acontecido, el Coiba, representado por la Junta de Gobierno legítimamente elegida, se ha reunido esta tarde habiendo decidido, entre otras medidas, elaborar esta nota de prensa para su oportuna difusión.
Panfilina
24 de Octubre de 2014, 20:35:25 pm por Panfilina
Vistas: 2662 | Comentarios: 4

[ Guests cannot view attachments ]


Estimado compañero:


    Con motivo de la rueda de prensa ofrecida el día 22 de Octubre de 2014, en la que el único compareciente fue el "equipo médico" que ha atendido a Teresa Romero, un grupo de profesionales de la salud conscientes de que en la foto aparecida acompañando el texto faltaban el resto de actores de la noticia, queremos mostrar nuestro desacuerdo con el modo en el que los medios informativos han transmitido la noticia de la curación de Teresa, obviando el trabajo realizado por el resto de profesionales sanitarios (el denominado equipo sanitario) que, en realidad, han copado más del 90% de las actuaciones y entradas a la habitación de aislamiento de nuestra compañera. Este equipo no esta solo formado por médicos sino que en él se engloban enfermer@s, TCAE, celadores, limpiadoras y resto de profesionales sanitarios que han participado en el cuidado y seguirán participando en el cuidado de los, esperemos que esto no pase, contagiados por el virus EVE en España.

    Por este motivo, queremos darle el máximo de difusión al texto adjunto (te enviamos texto en formato pdf, jpg y doc).
    Puedes enviarlo a donde consideres oportuno (medios de comunicación, sindicatos, colegios profesionales, instituciones,etc…) también puedes publicarlo en tu muro de




 FB o en Twitter con la etiqueta #EnfermeríaVisible

    Hemos pensado en realizar una publicación conjunta en todos los blogs sanitarios que decidan unirse a las 8:00 del mañana sábado día 25 de octubre bajo el título: LO QUE NO SE VE, EXISTE. LA ENFERMERA INVISIBLE. usando el logo que se adjunta e incrustando la carta. El resto del texto de la entrada del blog es libre. Puedes utilizar la entrada de este email si quieres.

    También hemos abierto una reivindicación en Change.org en el enlace:  https://www.change.org/p/directores-de-medios-de-comunicacion-aumentar-la-visibilidad-de-la-labor-de-las-enfermeras-de-espa%C3%B1a?recruiter=19153794&utm_campaign=mailto_link&utm_medium=email&utm_source=share_petition

 También puedes compartir la imagen de la carta por WhatsApp a tus contactos.

 Queremos el máximo de difusión.

 Muchas gracias por tu colaboración.

[ Guests cannot view attachments ]
Páginas: [1] 2 3 ... 11

* ¿Quién está en línea?

  • Punto Visitantes: 64
  • Punto Oculto(s): 0
  • Punto Usuarios: 0

No hay usuarios en línea.

* Twitter

* Máximo posteador

avila
17791 Mensajes
MANTOUX MANTOUX
9617 Mensajes
FOSTER FOSTER
9170 Mensajes
Lilita Lilita
8875 Mensajes
Beika
7133 Mensajes