collapse collapse

* Información de usuario

 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
¿Perdiste tu email de activación?

* Ayuda la web

* Busqueda rápida


Lilita
25 de Octubre de 2011, 21:14:27 pm por Lilita
Vistas: 8658 | Comentarios: 42





http://carlostardiocordon.blogspot.com/2011/10/el-consejo-aprueba-intervenir-el.html


EL CONSEJO APRUEBA INTERVENIR EL COLEGIO DE BADAJOZ



Dicen algunos que cuando escribo en este Blog o en la página Web del Colegio (coenfeba) es por un "tema personal" entre la persona que ocupa el cargo del Consejo General de Colegios Enfermeros y yo. No. Eso no es así, ¡ni mucho menos! Personalmente tengo la vida resuelta, 44 años de cotización a la Seguridad Social, 60 años cumplidos y 36 de servicios efectivos como ENFERMERO ASISTENCIAL, con plaza en la Unidad de Cardiología-Coronaria del Hospital Infanta Cristina, del Servicio Extremeño de Salud.

TENGO LA VIDA PROFESIONAL Y LABORAL RESUELTA.

Así que, en todos los casos, otros no pueden decir lo mismo, porque ¿a santo de qué tiene que darse de Alta en la Seguridad Social como "autónomo"? Simplemente: para intentar eludir el requisito indispensable de cumplir con lo ordenado en la LEY y lo dispuesto en el propio Estatuto de la Organización Colegial.

POR TANTO, NO HAY TEMA "PERSONAL" DE CLASE ALGUNA.

El único y exclusivo tema es el Profesional. Dijimos y volvemos a insistir que "a mí no puede representarme alguien a quien ningún enfermo le ha vomitado encima". Es más, ahora alega que trabaja "altruistamente", con lo cual, si así fuere, está incumpliendo, también, la legislación laboral.

Yo no tengo problemas. El problema lo tiene "mi" Profesión, a la cual le estoy tan agradecido que puede soportar los "envites" de esa persona que no sabe qué es mi Profesión.

LA PERSECUCIÓN A LA QUE ESTOY SOMETE ES UNA FORMA DE AMEDRANTAR A LOS DEMÁS.

Pero es que ese hombre ha encontrado, como me dicen alguno, la horma de su zapato ¿Por qué?, por la elemental razón de que conoces el Derecho; y aquí, en España, todavía funicona ese Estado de Derecho, por lo que no se puede ir por la vida CONDENANDO A NADIE SIN PREVIO JUICIO.

Y es que para que eso sucede tiene que escuchar, SIEMPRE, a las dos partes. Y será un tercero, el Juez o Magistrado, quien dilucide cuál de las dos partes tiene razón.

Y HASTA LA FECHA, TODAS LAS SENTENCIAS NOS SON FAVORABLES

¿Qué sucede? Pues que en este País la "justicia" es tardía; los juicios y las resoluciones judiciales llevan tiempo. Como también lleva su tiempo ver los resultados. Y mientras tanto, todo parece que funciona.

Y cuando nos encontramos con gente como la que ocupa el cargo de Presidente de nuestro Consejo General, que antes de que se produzca esa Resolución Judicial actúa, lo que se ve es que esa persona "coge por la calle del medio" y se lleva por delante todo lo que encuentra. Y me ha tocado a mí "bailar con la más fea" ¡QUE LE VAMOS A HACER! ¡TIEMPO AL TIEMPO!

AHORA QUIERE, OTRA VEZ, TOMAR EL COLEGIO DE BADAJOZ, PARA DESCAPITALIZARLO

¿Por qué? Pues la sencilla razón de que no le ingresamos las cantidades astronómicas que nos pide. Y no se las ingresamos por la sencilla razón de que "no son suyas". Ese dinero es de los colegiados de Badajoz. Y nosotros no somos más que meros administradores y custodios del mismo. Así que, DON MÁXIMO ANTONIO, usted no se va a llevar ninguna cantidad que no le corresponda.

¿Y QUÉ DINERO NOS DEMANDA?

¡Sencillo!, el de unos cursos, cuyo convenio denunciamos en tiempo y forma. Pero es que resulta aún más grotesco, porque ese dinero, su destino final, es la Fundación que se montaron en su día entre tres personas de ese Consejo General. Es decir, que el dinero pasaría de la cuenta del Consejo a la Cuenta de la Fundación. Y NO ESTAMOS POR LA LABOR. Esto es así, porque así se firmó en su momento, hasta que fuimos consciente que eso es una barbaridad. Por eso lo denunciamos.

Estamos hablando del primer trimestre del año 2.002. Y si tenemos en cuenta esos hechos observamos que, viendo la actitud adoptada, y como no cederíamos en nuestra postura, optó en el año 2003 por dictar una resolución por la que nos "expulsaba" del Colegio. Obviamente esa resolución fue recurrida ante los Tribunalses de justicia y nos dieron la razón.

HOY VUELVE A LA CARGA.

Ahora tampoco quiere reconocer el proceso electoral de este año. Y como no lo quiere reconocer, vuelve a las andadas.

¡MIREN! TODOS CONOCEMOS EL FALLO DE LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO, QUE LO EXPULSA DE NUESTRA ORGANIZACIÓN COLEGIAL ¿Y QUÉ HA HECHO?

Algo elemental, ejecutar la Sentencia conforme interpreta que le ha dicho un Auto. Y un Auto es una Resolución judicial, que acatamos pero que nos permite recurrirlo, como hemos hecho.

Es decir, somos consciente de que tenemos que acatar las resoluciones Judiciales; así que ESPERAMOS LOS RESULTADOS DE ESE RECURSO, QUE TIENE QUE RESOLVER, OTRA VEZ, EL TRIBUNAL SUPREMO.

Paralelamente hemos interpueto DOS QUERELLAS contra esa persona, que no son otra cosa que acudarle de lo que él nos acusó a nosotros cuando me interpuso DOS QUERELLAS. Las mías han sido archivadas. Las suyas, ¡YA VEREMOS!

LOS DOCUMENTOS DEL CONSEJO SE HAN ESTROPEADO.

Con mandamiento judicial, nuestros respresantes han entrado en una de las Sedes del Consejo General, con acompañamiento judicia, levantando el correspondiente ACTA. Y en ella obra que los "papeles" se han estropeado. Es decir, el Consejo, a día de hoy, NO TIENE DOCUMENTOS, porque consta en Acta judicial que se han deteriorado hasta el punto de ser inservible.

NUEVAMENTE, ESTAMOS PENDIENTE DE OTRO REGISTRO EN LAS "SEDES" DEL CONSEJO, CON MANDATO JUDICIAL.

¿Se habrán estropeado, también, los documentos desde el año 2.006 hasta la fecha? Pues ¡ya lo veremos!.

BUENO, PUES ¡VUELTA LA BURRA A LA NORIA!

Ahora quiere "entrar" en el Colegio de Badajoz, sin más argumentos que los suyos. Y olvida, porque debe ser un desmemoriado, que en un Estado de Derecho todo el mundo sabe que el "reo" debe ser oído; debe saber de qué se le acusa; debe ser notificado del acto para tener la oportunidad de ser recurrirlo. Pero esa persona ésto, que es elemental y conoce todo el mundo, no se entera; ¡o no quiere enterarse!

¿QUÉ LE PREOCUPA MÁS A ESA PERSONA, EL DINERO DE ESTE COLEGIO O LA PERSONA DEL PRESIDENTE?

Desde luego que si consiguiera "su" propósito tiene bastante ganado, por la sencilla razón de que ya no tendría quien informara PÚBLICAMENTE de los desaguisados que comente, precisamente, contra la Profesión, con cuyas cuotas vive. Porque no entra en "su" fuero que ostentamos un cargo público; y como tales cargos públicos somos, tenemos que ser, objeto de crítica; sana, constructiva, pero crítica. Y como somos el único Colegio que opina públicamente, con todos los argumentos posibles, pues le molesta. Así que entiende aquello de "matar" al mensajero. Así que "su" obsesión es expulsar del Colegio, SÓLO QUE SIN SENTENCIA, porque ÉL ES JUEZ Y PARTE. Y es que no guarda ni las formas.

AHORA UTILIZA AL PLENO, A "SU" PLENO, PUESTO QUE ES SU CANDIDATURA.

¿Cuál es el problema? Sencillo: que la inmensa mayoría de las personas que componen ese Pleno se encuentra en una situación parecida a la suya: incumple la Ley y los Estatutos.

¿A QUIÉN SE LE OCURRE INTENTAR METER OTRO PUNTO EN EL ORDEN DEL DÍA?

Hasta el propio jurídico del Consejo General le ha tenido que advertir, esta misma tarde, que no se podía acordar OTRA MEDIDA CONTRA MI PERSONAL -esto sí que es un tema personal, de él contra mí- puesto que no figuraba en el orden del día.

Esto último es posible que no se entienda, pero como soy consciente que la primera persona que va a leer ese Blog es él, por eso lo escribimos.

Señor Corpas: usted sabe que el orden del día y las decisiones adoptadas no se ajustan a la legalidad, porque usted, como yo, SOMOS JURÍDICOS y sabemos que eso no se puede hacer; pero lo han hecho. Así que lo es "A SABIENDAS", y esto, en Derecho, es constitutivo de presentar la oportuna QUERELLA contra todos los que apoyan esas medidas.


Lilita
01 de Septiembre de 2011, 13:58:07 pm por Lilita
Vistas: 2211 | Comentarios: 2

Sr. Medina:
 


   Aprovechando su papel como director de la Revista “Enfermería de Ciudad Real”, editada por el Colegio y financiada con los fondos cautivos de los 3.500 enfermeros forzosamente colegiados de esa provincia, se dedica usted a auto-reivindicarse frente a quienes no están conformes con la manera en que ese colegio está gestionando sus responsabilidades, descalificándolos personalmente. Y lo hace de una manera que refleja su verdadera catadura moral, creando dos bandos imaginarios: el de los suyos, que “da la cara por el colegio”, “se moja” y ha estado y está siempre “dispuesto a trabajar por mejorar las condiciones socio-profesionales de sus colegiados”; y el de todos los demás, los que no le ríen las gracietas, el de las “actitudes infantiles”, el “cobarde anonimato”, el de los comentarios “ofensivos, destructivos, gratuitos y malintencionados, a cara tapada, barriobajeros y mendaces”, los de tan “escasa categoría humana”, “impostura” y “maledicencia”…
 


   No contento con esta reacción pueril y prepotente, se despacha con dos entradas en “su blog” (que debió crear sobre la marcha, ya que no contiene más que estas dos entradas) en las que, primero, critica a D. Carlos Tardío, presidente del colegio de Badajoz, en base a la narración de parte de hechos pasados (como parece que hace siempre, descalificando personas, no opiniones), y, después, vuelve a arremeterinsultantemente contra quienes le critican y especialmente contra nosotros y nuestro Foro.
 


   Si la forma de escribir de alguien delata su inteligencia y cultura, se ha autorretratado usted magníficamente en la última de sus entradas. Aludiendo a algo tan común en los foros como adoptar un seudónimo y una imagen, vuelve a meter a todos sus críticos en un mismo saco: el de esos “palmeros bajo pseudónimo [sic] bromista y malintencionado” o “adláteres [sic] que ocultan su nombre y apellidos para difamar, tiran la piedra y esconden la mano y se amparan en el anonimato para insultar, criticar sin fundamentos, mentir y crear confusión donde no la hay”; que “cocean”, “mienten descaradamente, insultan de la manera más soez, agreden verbalmente hasta la saciedad a otra persona que no puede defenderse porque se encuentra en acto de servicio”, “ignoran las más elementales normas de respeto y convivencia, falsean la verdad por intereses personales de ‘dudosa catadura’ [sic], ocultan su personalidad [sic] y bailan al son que le tocan”, “aves de rapiña”, en definitiva. Y también, claro está, ya de paso, “las Asociaciones y Organizaciones que con su blog en blanco [sic] en redes sociales las amparan y protegen en la impunidad”.
   


   Al margen de que los intereses no tienen ‘catadura’ porque sólo pueden tenerla las personas; de que lo que se oculta bajo un seudónimo (sin ‘p’) no es la ‘personalidad’, sino la identidad; y de que los que ocultan su identidad son los que utilizan a los ‘adláteres’ y no estos mismos, debe de ser verdad que las críticas de sus colegiados a las que alude (sin concretarlas en ningún momento) son insultantes, ya que así lo dice un verdadero experto en el campo de insultar: revise los entrecomillados de los párrafos anteriores.
   


   Se extraña usted en su citada “Carta del Presidente” de que sólo acudieran tres colegiados a la importante reunión de presupuestos del pasado día 17 de junio. Sólo desde la más absoluta estulticia es posible pensar que, después de más de 12 años consecutivos de mandato, el hecho de que los colegiados le den la espalda a su Junta Directiva de manera tan clamorosa es culpa de aquéllos y que la actitud y conducta de su presidente, un ser candoroso y comprometido, no tiene nada que ver en ello. Y quequienes acuden a otros cauces para expresar sus críticas no es porque no haya lugar para ellas en su colegio, sino porque son unos traidores.
   

   Lo más probable es que el cuestionamiento que nuestros compañeros hicieron en nuestro foro de la dudosa legalidad de su presidencia, dado que usted no cumpliría el mandato legal de ejercer la enfermería en activo y estaría amparándose en un subterfugio legal, algo que circula con profusión entre los colegiados, le haya irritado hasta el punto de perder sus cabales. Si no fuera así, lo lógico es que usted hubiera realizado un desmentido documentado (contrato de trabajo, nómina, localización de su consulta privada; no basta con una hipotética alta como autónomo: hay que estar en activo en el ejercicio profesional, trabajar como enfermero) y se hubiera acabado todo: rumores e indicios, fuera. O estos otros comentarios de un “bochornoso espectáculo en el Colegio de Enfermeria de Ciudad Real, “ en los cuales se nos habla de un incidente en el que la propia policía tuvo que acudir a la sede del Colegio que usted preside. Esperemos que la resolución de los hechos no se diriman en un tribunal de excepción…
   


   Sr. Presidente, usted no se comporta como un demócrata, quizá no lo sea, ni crea en la libertad de expresión. Hemos revisado todas las entradas de nuestros compañeros y ni una de ellas contiene injurias o ultrajes, ni siquiera insultos, no ya de la gravedad de los suyos que hemos entrecomillado, sino de ningún tipo. Y usted lo sabe, de otra manera sin duda habría acudido a los tribunales para así, no sólo perjudicar, sino laminar a profesionales a los que debería usted servir. Y, de paso, asustar al foro (‘Tablón en Blanco’, no ‘Foro en Blanco’) para que censure todo aquello que pueda oler a leve crítica sobre su persona y su política. No lo va a conseguir, nosotros no le tenemos miedo.
   


  Sepa que va usted a ser muy popular, no sólo en su provincia, con nuestras únicas y humildes armas de la transparencia y la libertad de expresión, sin las coacciones ni insultos que usted ejerce con maestría.
   


   Un saludo y…  reflexione.




Firmado:

Junta Directiva de la Asociación Foro de la Profesión Enfermera


Liliana Bettremieux Toyos.

Antonio J. Valenzuela Rodríguez.

M. Carmen García Romero.



kimaki
26 de Julio de 2011, 08:25:32 am por kimaki
Vistas: 6324 | Comentarios: 22

Vigo, 26 de julio de 2011.

   Señora Ministra: El día 11 de julio suscribió usted un Acuerdo con la profesión médica sobre el fortalecimiento del sistema sanitario. Decimos con la profesión médica porque ese Acuerdo lo suscribieron cinco organizaciones profesionales que representan a la mayoría de los estamentos médicos: organización colegial, sindicato, decanos, sociedades científicas y estudiantes.

   Ocho días después, el día 19 de julio, usted firmó un Acuerdo de similares contenidos sobre enfermería, pero en vez de acordarlo con nosotros, la profesión enfermera, optó por hacerlo únicamente con el Consejo General de Enfermería, ya verá que no es lo mismo. Puede usted mirar las fotos de ambos eventos y comprobar la gran diferencia existente, se llama pluralismo. Pudiendo hacerlo con todos los estamentos de la profesión enfermera, como hizo con los médicos, ¿porqué decidió menospreciar a nuestra profesión, tomando como único firmante al Presidente en funciones del Consejo General de Enfermería? ¿Realmente cree usted que no es necesario hablar, negociar y llegar a acuerdos con otros estamentos enfermeros, como sí hizo con los médicos? ¿Realmente cree usted que lo que no sea el Consejo General de Enfermería no existe como Enfermería y no hay que tomarlo en cuenta? Díganos por qué, qué diferencia hay entre ambas profesiones a este respecto.

   Es posible, incluso bastante probable, que antes de firmar este Acuerdo usted se hubiera formado una idea muy equivocada sobre el elevado valor que supone la enfermería para el Sistema Nacional de Salud. Es posible, incluso es lo más probable, que jamás se haya reunido personalmente con ningún alto cargo o miembro de su staff enfermero. Y, lo que es más doloroso y esperamos que no sea así, lo más probable es que no haya ningún alto cargo o miembro de su staff que sea enfermero. ¿Tiene usted algún cargo de confianza, de esos que asisten a su Consejo de Dirección, que sea enfermero y aporte la voz de la enfermería? Denos una buena noticia y diga que sí, por favor.

   Si no está al tanto de lo que a continuación vamos a informarle, tiene usted un problema con sus cargos de confianza y debería solucionarlo.

   En primer lugar, la profesión enfermera española es plural: está conformada, desde un punto de vista corporativo, además de por la organización colegial, por un sindicato profesional, que se llama Sindicato de Enfermería-Satse; por la Conferencia Nacional de Directores de Centros Universitarios de Enfermería; por la Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería; y por la Asociación Estatal de Estudiantes de Enfermería, entre otras asociaciones (como la nuestra, por ejemplo). Es decir, que la enfermería posee un “músculo organizativo” perfectamente asimilable al de la Profesión Médica con la que usted llegó a su pluralista Acuerdo. ¿Por qué nos ha ninguneado al resto de la profesión enfermera en beneficio de un único agente corporativo al firmar su acuerdo sobre enfermería?

   Lo que resulta aún más chocante es que, como se deduce de su actuación, no se haya preguntado el porqué de esta soledad del Presidente en funciones del Consejo General de Enfermería, que desde luego ha debido llamarle la atención, aunque sólo sea por contraste con la foto de una semana antes. ¿Ninguna otra organización quiere ir con él? ¿O es que él no deja que nadie le robe una mínima fracción de protagonismo? ¿O es que no quiere testigos porque hay realidades que no le gustaría que se destaparan? Un poco de todo, pero lo que no es admisible es que un Ministerio de todos sirva a los intereses de unos pocos. Si todo esto le resulta nuevo y quiere detalles, no tiene más que pedirlos.

   En segundo lugar, el Consejo General de Enfermería con el que firmó el Acuerdo sólo se representa a sí mismo y a los sectores más reaccionarios de la profesión. A nadie más. El intrincado sistema electoral que maquinaron sus Estatutos Generales de 2001, podrá usted observar que se trata de un complejo sistema clientelar que hace muy difícil, casi imposible, revocar un mandato que se perpetúa desde hace 24 años.

   En tercer lugar, el Presidente de hecho con el cual firmó usted el Acuerdo no lo es de derecho, ya que una Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, de 3 de noviembre de 2010, le declaró inelegible para el cargo por no reunir el requisito legal básico de reunir 15 años de ejercicio como enfermero. Aunque la Sección Octava del TSJM, en un incomprensible auto de Ejecución de Sentencia, se dio por satisfecho con una nueva convocatoria electoral a pesar de que el Sr. González Jurado sigue sin reunir el requisito de legalidad citado, dicho Auto ha sido recurrido y sin duda el recurso prosperará ya que el TSJM ha incumplido claramente el mandato de la sentencia del Supremo.

   Y, en cuarto lugar, es lamentable que firme usted un Acuerdo sobre Enfermería con alguien que no es enfermero. El señor González Jurado NUNCA ha ejercido nuestra profesión, como acredita con rotundidad la citada Sentencia del Tribunal Supremo: “Como ya hemos expuesto, son cosas distintas poseer la titulación académica que habilita para el ejercicio posterior de una profesión, e incluso para ejercer la función docente de la misma, y otra cosa bien diferente es el ejercicio profesional, es decir el ejercicio de la profesión, para el cual se precisan de modo instrumental los conocimientos adquiridos que se ponen en práctica con el desempeño de la profesión”. Por tanto, ha firmado usted un acuerdo que afecta a todas las enfermeras y enfermeros con un Podólogo y Profesor universitario, no con un enfermero. A pesar de su ilegitimidad, el Sr. González Jurado mantiene un férreo control de la organización colegial basado en un sistema clientelar que ha “expulsado” de hecho de la comunidad corporativa a colegios tan importantes como los de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Pontevedra o Badajoz.

   Señora Pajín: O no le han informado bien, y por tanto tienen un serio problema con sus asesores y cargos de confianza, o están menospreciando conscientemente al conjunto de la profesión enfermera. Nosotros nos sentimos así y estamos muy decepcionados con su actitud.

   En todo caso, esperamos su contestación y quedamos a su plena disposición para aportar la información que precise y para colaborar en todo aquello que redunde en beneficio de la enfermería, lo que equivale a decir en beneficio del Sistema Nacional de Salud y de nuestros pacientes.

   Un saludo.

Liliane Bettremieux Toyos
Presidenta del Foro de la Profesión Enfermera
www.foroenfermeria.es
foroprofesionenfermera@gmail.com
Panfilina
17 de Junio de 2011, 17:53:55 pm por Panfilina
Vistas: 13542 | Comentarios: 39



http://www.foroenfermeria.es


Manifiesto del Foro de la Profesión Enfermera: Por el futuro de la enfermería española
 

Somos más de 40 millones en todo el mundo, unas 230.000 en España, lo cual nos convierte en el colectivo profesional titulado cuantitativamente más importante, del mundo y también de España. Pero, además de los aspectos cuantitativos, están los cualitativos: nosotras, las enfermeras y enfermeros asistenciales, somos el sistema nervioso central de los servicios sanitarios, ya que nos encargamos de mantener sus constantes y funciones vitales 24 horas al día, 365 días al año.
 

Somos el único colectivo profesional que está presente de manera significativa en todos los ámbitos donde se desarrollan los servicios y políticas de salud, desarrollando nuestra labor, tanto asistencial como docente, gestora e investigadora: no hablamos sólo de centros sanitarios y sociosanitarios, sino también de servicios sociales; centros educativos; empresas; hogares; cárceles; grupos de autoayuda; ONG; organismos de cooperación internacional; conflictos armados e intervenciones humanitarias internacionales…
 

Nuestra profesión es tan antigua como la propia humanidad, que siempre tuvo una gran dependencia de las cuidadoras y parteras. Desde entonces y durante siglos, nos hemos ido adaptando a los cambiantes contextos sociales hasta que hace siglo y medio comenzamos un largo y complicado camino de profesionalización al servicio de las necesidades sociales y sanitarias que siempre pensamos que conllevaría un merecido reconocimiento social que nunca ha existido en realidad.
 

Sí se ha reconocido nuestra entrega, nuestra compasión y empatía, nuestra disponibilidad permanente para realizar muchas de las tareas más abnegadas que se enmarcan en los cuidados enfermeros. Siempre se nos ha contemplado casi únicamente a través de esos componentes más “humanistas”, de los que por cierto estamos muy orgullosas, pero nunca se nos ha mirado como lo que realmente somos: una profesión cualificada, universitaria desde hace 35 años, cuyas disciplinas, competencias y prácticas se basan en el método científico y en el profesionalismo y no en la intuición, el voluntarismo y la tradición. Sin embargo, muchos ciudadanos y no pocos médicos y responsables sanitarios piensan que, en realidad, nuestras funciones las podría realizar cualquiera con mucha vocación, bastante capacidad de entrega, una cierta destreza manual y un poco de cultura sanitaria general, debido a la predominancia de un sistema de salud médico-centrista.
 

En buena medida ha sido culpa de la propia profesión enfermera. Al fuerte empujón que supusieron los años ochenta para nosotras, para nuestro desarrollo e identidad profesionales, le han seguido 20 años de ostracismo, de silencio, de invisibilidad absoluta. Incluso cuando, en los últimos cinco o seis años, han tenido lugar algunos modestos pero innegables avances legislativos (grado y especialidades), la interpretación más generalizada es que se ha tratado de concesiones poco comprometedoras a la enfermería y no de desarrollos encaminados a facilitar a las enfermeras un mejor desarrollo de sus nuevas competencias y funciones. Y, lamentablemente, no les falta parte de razón porque habiendo nuevos desarrollos normativos no hay en realidad nuevas competencias ni funciones que se hayan globalizado para el conjunto de la profesión.
 

¿Cómo es posible que desde hace casi 15 años estemos formando a enfermeras especialistas en salud mental sin que 15 de los 17 servicios de salud hayan creado las correspondientes plazas de enfermera especialista en salud mental, abocando a la frustración a cientos de profesionales que han dedicado dos años adicionales a formarse como enfermeras especialistas? ¿Cómo es posible que hoy en día la mayoría de las comunidades autónomas convoquen plazas de Formación Sanitaria Especializada para las otras especialidades enfermeras desarrolladas, pero no creen los correspondientes puestos de trabajo de enfermera especialista? ¿Cómo es posible que no sepamos a estas alturas cuál será el campo para las enfermeras de cuidados  generales, tras la implantación final de todas las especialidades? ¿Cómo se explica el paso atrás que representó el anodino marco legal estatal de la “prescripción enfermera” con respecto al decreto andaluz? ¿A qué se debe la infrarrepresentación de la enfermería en las estructuras política y técnicas de tomas de decisiones sanitarias?
 

Básicamente, todo ello se explica por el servilismo de nuestra representación corporativa, no sabemos si más desinteresada o incapaz a la hora de defender a la profesión a la que dicen representar. Y por la dejación inexcusable de los servicios de salud y muy en especial del Ministerio de Sanidad: el hecho de que tenga como interlocutor a una representación colegial absolutamente servil y sumisa no es excusa para que dejemos de denunciar su falta de compromiso con nuestro desarrollo profesional. Una falta de compromiso, por cierto, que juega en nuestra contra, pero más aún en contra de las necesidades y carencias del Sistema Nacional de Salud.
 

El desarrollo académico y profesional al que ahora accedemos: Grado, Máster, Doctorado y Especialidades, sugiere necesariamente que la enfermería titulada tiene que mejorar sus desarrollos competenciales, sus capacidades funcionales, sus ámbitos de ejercicio profesional autónomo y su afianzamiento en la toma de decisiones en ámbitos compartidos con otros profesionales. De otra manera, no tendría sentido el coste que dicha ampliación supondrá, no sólo para los propios estudiantes en dinero y tiempo, sino, sobre todo, para el contribuyente que la financia en buena medida, máxime en un  contexto de crisis del gasto público.
 

Sin embargo, el desarrollo de la enfermería española, aunque ha sido muy exigente, también ha sido desigual: mientras que en algunos servicios de salud la enfermería aún tendrá que crecer “horizontalmente” hasta alinearse con los más más avanzados, en aquéllos con estrategias de desarrollo en cuidados enfermeros con mejor visión de futuro ya no parece posible crecer horizontalmente, desarrollando nuevas competencias y funciones propiamente enfermeras, lo que significa que sólo es posible crecer “verticalmente”, asumiendo dentro de un nuevo marco competencial funciones y tareas que tradicionalmente han venido desempeñando otras profesiones. Eso sí, siempre desde una visión profesional específicamente enfermera, lo cual aportará sin duda valor añadido a los procesos asistenciales en los que se encuadren.
 

Ello significa que antes o después, por mucho que las autoridades sanitarias se hagan los ciegos y los sordos, los mapas competenciales tradicionales van a tener que ser revisados y también, por tanto, las aportaciones de todas y cada una de las profesiones que estamos implicadas en el desarrollo de los servicios públicos de salud. Ni los desequilibrios en los mapas competenciales autonómicos y en sus dotaciones de recursos humanos, ni la masificación de los servicios de atención primaria, ni los problemas de sostenibilidad financiera, ni las serias amenazas de quiebra del profesionalismo como eje vertebrador de las conductas profesionales, por exponer sólo algunos de los graves problemas de nuestro Sistema Nacional de Salud, podrán ser resueltos si no se repiensa por completo el sistema y muy especialmente, como hemos dicho antes, en el ámbito de las aportaciones de las diversas profesiones sanitarias, muy relevantemente la medicina y la enfermería.
 

Todos estos procesos suponen al tiempo amenazas y oportunidades para nuestra profesión; en ellos se juega su futuro, su apuesta por convertirse en una profesión capaz de trabajar de igual a igual con el resto de los profesionales. Y todo ello depende básicamente de dos cosas: de un liderazgo visionario, capaz de estudiar y analizar el presente para intentar ganar el futuro, y de unas bases profesionales cohesionadas, con la suficiente autoestima y seguridad como para ser capaces de estar muy presentes durante los procesos de cambio que se abran y, en general, en todos los procesos de toma de decisiones en materia de política sanitaria.
 

Por eso, quienes firmamos este manifiesto no nos sentimos representados en absoluto por quienes dicen representar a toda una profesión, presentándose como su salvaguarda ética y deontológica; es más, pensamos que a día de hoy constituyen el peor de los problemas, y eso que son muchos, que aquejan a nuestra querida profesión, especialmente por su falta absoluta de liderazgo en torno a directrices académicas, profesionales y legales consensuadas por la profesión, predominando, por el contrario, una política de sumisión al poder político. Hemos, por tanto, puesto en marcha un movimiento que persigue prioritariamente una profunda regeneración moral de nuestras instituciones corporativas y un recambio generacional e intelectual que permita cambiar unas élites profesionales que carecen por completo de las capacidades morales e intelectuales necesarias para reconocer, proponer y liderar los nuevos escenarios de futuro para nuestra profesión y para ser capaz de negociar un nuevo pacto social, político y moral con la sociedad, los reguladores políticos y las otras profesiones sanitarias.
 

Acabamos este manifiesto con cuatro mensajes muy claros:

 

El primero es para el poder político y las administraciones sanitarias: La enfermería constituye hoy en día el principal activo de unos sistemas públicos de salud sostenibles y de calidad guiados por un nuevo profesionalismo ético que la enfermería representa hoy en día como ninguna otra profesión. Si quieren garantizar el futuro de los servicios públicos de salud sólo pueden  hacerlo de la mano de más de 200.000 enfermeras motivadas y que sienten que se reconoce de manera efectiva su excepcional aportación a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.
 

El segundo es para la profesión médica: Este manifiesto no representa una amenaza más que para las actitudes y conductas más arcaicas y apolilladas dentro de su profesión. La enfermería del siglo XXI va a trabajar mano a mano con la medicina en una posición, ni dependiente ni independiente, sino interdependiente. Somos dos profesiones tituladas facultativas; las enfermeras tenemos que atender todas las necesidades básicas de nuestros pacientes, entre ellas las derivadas de los tratamientos médicos, concretadas, como no podría ser de otra manera, por los médicos. Pero ello no significa que la enfermería sea básicamente un recurso médico más que se limita a garantizar la continuidad de los cuidados. La enfermería es una disciplina científica, como la medicina, coincidentes ambas en unos mismos entornos asistenciales, pero con unos ámbitos de aplicación especializados que sólo pueden ser llevados a cabo por personal de enfermería cualificado a través de un método científico y el juicio clínico, desarrollado todo ello a través de un proceso: el Proceso Enfermero.
 

El tercero es para el resto de los agentes profesionales enfermeros, es decir, los colegios provinciales no alineados, los sindicatos de enfermería, las sociedades y asociaciones científicas, la blogosfera sanitaria, etc: Ha llegado el momento de decidir entre cambio y continuidad, entre pasado y futuro, sin que sea posible ampararse en una supuesta neutralidad sindical o científica. La situación de nuestra profesión no es buena, pero puede llegar a ser mucho peor y por eso ahora ya toca ir más allá de declaraciones retóricas y dar un paso al frente en defensa de nuestros valores profesionales. A aquel lado o a éste, ya no hay puntos neutrales, las élites enfermeras tendrán que definirse definitivamente frente a las bases profesionales y decidir si quieren formar parte del viejo orden o de los nuevos escenarios.
 

Y el cuarto y más importante, como no podía ser menos, es para la sociedad y para nuestros pacientes: Las enfermeras queremos que toméis conciencia de que somos profesionales titulados y competentes que queremos y sabemos hacer compatibles la ciencia y la humanidad, nuestros conocimientos con nuestra dedicación. No nos basta con que reconozcáis nuestra entrega y vocación de ayuda, necesitamos el reconocimiento social que creemos merecer como una profesión moderna y capacitada, para acabar con esta ingrata invisibilidad social en la que siempre nos hemos tenido que mover. Cualquier profesión necesita que se le reconozcan sus aportaciones, porque esta y no otra es la verdadera base de la motivación y sólo una enfermería verdaderamente motivada puede garantizar el mejor nivel de calidad y calidez de los cuidados enfermeros.
 

 

Quienes nos adherimos a este  manifiesto lo hacemos con orgullo de pertenecer a nuestra profesión y con seguridad y confianza en que estas ideas y propuestas pueden ser compartidas por la inmensa mayor parte de nuestras compañeras y compañeros. Sabemos que el tiempo de las quejas en voz baja ha pasado y que ya es el momento de una verdadera movilización surgida desde nosotras mismas, la enfermería asistencial, y no desde unas u otras élites o intereses.
 

Madrid, 16 de junio de 2011

 
Firmar Manifiesto 

http://www.foroenfermeria.es/wordpress2/2011/06/manifiesto-del-foro-de-la-profesion-enfermera/




Lilita
25 de Febrero de 2011, 09:04:34 am por Lilita
Vistas: 67213 | Comentarios: 188

Citar
ANEXO I
DECLARACIÓN UESCE - PILAS BONAS, sobre la ESPECIALIZACIÓN DE ENFERMERÍA EN CUIDADOS
MEDICO QUIRÚRGICOS.
La Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería, UESCE, que aglutina en su seno un amplio conjunto
de Asociaciones y Sociedades Científicas de Enfermería, en su reunión general de Presidentes, celebrada los días
21 y 22 de enero de 2011, en el Centro Internacional de Enfermería “Pilas Bonas”, en Manzanares (Ciudad Real),
suscribe por unanimidad de los participantes en dicha reunión la presente declaración.
M A N I F I E S T A:
El reconocimiento público a los trabajos de la Comisión Nacional de la Especialidad de Enfermería en
Cuidados Médico Quirúrgicos, (CNEECMQ), plasmados en su propuesta de contenidos y de duración
de la correspondiente especialidad, al amparo de sus funciones según quedan recogidas en el Real
Decreto 450/2005 de Especialidades de Enfermería, (RDE).
La constatación de que la denominación de la Especialidad de Enfermería en Cuidados Médico
Quirúrgicos, (EECMQ) no ha resultado adecuada para el desarrollo de la especialización enfermera por
estar referida a una extensa dimensión de la práctica clínica más apropiada para la enfermería generalista,
como es el ámbito de la atención especializada, entendida ésta según está reconocida por la estructura
del Sistema Nacional de Salud, (SNS), en nuestro país.
La constatación de que los contenidos de la propuesta presentada al Ministerio de Sanidad por la
CNEECMQ, el 17 de agosto de 2010, siendo el resultado de más de tres años de trabajos de dicha
Comisión, evidencian la dificultad para determinar, de manera concreta y específica, competencias de
rango superior a las de grado, y por ello diferentes, o al menos avanzadas, exclusivas y excluyentes para
ser nítidamente identificadas como competencias del enfermero especialista que se han de aplicar en un
entorno tan generalizado como es el de los cuidados médico quirúrgicos.
La constatación de que la propuesta, inicialmente de cinco años, y con posterioridad modificado a tres,
de duración de la formación EIR para la especialidad MQ, derivados de los sucesivos trabajos de la
CNEECMQ, siendo concordante con la formación necesaria para alcanzar las competencias que pueden
describir una tan amplia especialización, no está siendo asumida por las instancias superiores que
formalmente han de proceder a validar, o no, dicha propuesta por lo que representa de extensión de la
formación enfermera, y por suponer una diferenciación de los planes formativos del resto de
especialidades ya en vigor.
C O N S I D E R A:
1
1. Que la denominación de una especialidad bajo el epígrafe de Médico Quirúrgica:
· No responde, desde el sentido lógico de lo que viene a representar el concepto especialidad, a
una necesidad del SNS, en sus estructuras ni por la ordenación y prestación de sus servicios.
· No responde, por indefinición derivada de la amplitud del término, a una necesidad de los usuarios
o los pacientes. Estos no son atendidos nunca bajo el epígrafe genérico médico-quirúrgico.
· No responde a las necesidades de los profesionales. Los enfermeros y las enfermeras ejercen su
práctica clínica asistencial mediante repuestas de cuidados derivadas de la agrupación de los
problemas y necesidades de los pacientes en ámbitos, servicios o unidades mucho más
delimitadas y muy lejos de un marco general y globalizado como se deriva del sentido y lo que
representa la expresión o denominación médico quirúrgica.

2. Que la denominación de una especialidad bajo el epígrafe de Médico Quirúrgica, y las propuestas
derivadas de los trabajos de la CNEECMQ, responde fundamentalmente a la facilitación del desarrollo
normativo derivado del catalogo de especialidades según el RDE, pero que en modo alguno da
respuesta a las necesidades manifestadas en el párrafo anterior.
S O L I C I T A:
1.- La sustitución de la ESPECIALIDAD DE ENFERMERÍA EN CUIDADOS MÉDICO QUIRÚRGICOS por un
nuevo catálogo de especialidades mediante el procedimiento legal y normativo según las referencias
siguientes:
LEY 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.
Artículo 34:
c) La revisión permanente de las enseñanzas y de la metodología educativa en el campo
sanitario, para la mejor adecuación de los conocimientos profesionales a la evolución
científica y técnica y a las necesidades sanitarias de la población.
LEY 44/2003, de 21 de noviembre de ordenación de las profesiones sanitarias
Artículo 16. Títulos de Especialistas en Ciencias de la Salud.
1. Corresponde al Gobierno, a propuesta de los Ministerios de Educación, Cultura y
Deporte y de Sanidad y Consumo, previo informe de la Comisión de Recursos
Humanos del Sistema Nacional de Salud, del Consejo Nacional de Especialidades en
Ciencias de la Salud y de la organización u organizaciones colegiales que
correspondan, el establecimiento de los títulos de Especialistas en Ciencias de la
Salud, así como su supresión o cambio de denominación.
REAL DECRETO 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de Enfermería.
Artículo 2. Especialidades de Enfermería.
1. Las especialidades de Enfermería son las siguientes:
a) Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona).
b) Enfermería de Salud Mental.
c) Enfermería Geriátrica.
2
d) Enfermería del Trabajo.
e) Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos.
f) Enfermería Familiar y Comunitaria.
g) Enfermería Pediátrica.
2. Corresponde al Gobierno, a propuesta de los Ministros de Educación y Ciencia y de
Sanidad y Consumo, previos los informes de la Comisión de Recursos Humanos del
Sistema Nacional de Salud, del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la
Salud y del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería, la creación, cambio
de denominación o supresión de las especialidades que el progreso científico y
tecnológico aconseje, de acuerdo con las necesidades sociales y de salud.
2.- Avanzar en el desarrollo de áreas de capacitación específica (ACE), las que sean procedentes en cada
momento y según el estado de la ciencia, como áreas de competencias transversales a todas, o a varias,
de las especialidades de enfermería aprobadas en el Real Decreto 450/2005, de 22 de Abril. (Ejemplo: el
caso de Cuidados Paliativos como competencia transversal para Enfermería Geriátrica, Enfermería Familiar y
Comunitaria, Enfermería Pediátrica y Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos).
3.- Modificar el periodo de ejercicio profesional en la especialidad de 5 años a 2 años para acceder a una
ACE. (LEY 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias. Artículo 25)
4.- Promover líneas de trabajo con la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias, en
el ámbito nacional, y con las diversas instituciones “ad hoc” en las Comunidades Autónomas, para
alcanzar que diversas áreas competenciales de Enfermería puedan obtener el reconocimiento como
Diplomas de Acreditación Avanzada, tal como recoge la LEY 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación
de las profesiones sanitarias, específicamente en su articulo 36, para garantizar de este modo a los
profesionales su acreditación y reconocimiento a través de dichos Diplomas, y que éstos se consideren
como mérito para el acceso en las convocatoria de plazas, tal como recoge el articulo 36.3.
MANZANARES. 22 DE ENERO DE 2011


http://uesce.com/documentos/anexo1.pdf


Y que ha estado haciendo hasta ahora??? para parir esto???

Hay que estar fuera de todo para partir de la base que la especialidad iba a durar 5 años via eir y luego rebajado a tres....  :taloco2: :taloco2:

Como me decía una medico ayer: No inventen!!! Copien lo que ya funciona!!! En que país de la UE dura una especialidad de enfermería 5 o 3 años????  :021: :021:

Pa mear y no echar gota!!!
Páginas: 1 ... 9 10 [11]

* ¿Quién está en línea?

  • Punto Visitantes: 50
  • Punto Oculto(s): 0
  • Punto Usuarios: 8
  • Punto Usuarios en Línea:

* Twitter

* Máximo posteador

avila
17804 Mensajes
MANTOUX MANTOUX
9617 Mensajes
FOSTER FOSTER
9170 Mensajes
Lilita Lilita
8881 Mensajes
Beika
7133 Mensajes