Autor Tema: Educación afectivo-sexual  (Leído 3825 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Tripping

  • http://enfeps.blogspot.com
  • Usuario
  • Tablonero Mayor de la Orden de la Tirita.
  • ****
  • Mensajes: 2663
  • Karma: 480
Educación afectivo-sexual
« en: 06 de Diciembre de 2006, 21:51:38 pm »
El sexo de riesgo extiende el sida entre los adolescentes y los mayores de 65 años


Sanidad llama a los ciudadanos a usar el preservativo para protegerse al constatar que la media de edad de los nuevos infectados es de 38 años Inclán dice que este dato obligará a Sanidad a adoptar nuevas medidas

BILBAO. DV. El sida no entiende de sexos ni edades. Hace ya muchos años, más de dos décadas, que la ciencia demostró lo erróneo que resultaba hablar de grupos de riesgo cuando se trataba de prevenir una enfermedad de transmisión sexual como la que provoca el virus de la inmunodeficiencia humana. No se trata de que uno sea homosexual o consumidor de heroína. El problema para la salud es el riesgo que supone hacerse un chute con una jeringuilla infectada o mantener relaciones sexuales sin preservativo. Sin embargo, veinticinco años después de la aparición de los primeros casos de sida, el reto sigue siendo el mismo que entonces. Las autoridades sanitarias del País Vasco alertaron ayer de la aparición de nuevas infecciones en todos los estratos sociales, «desde menores de 20 años hasta mayores de 65». El sexo sin protección está presente en la mayoría de los nuevos diagnósticos, el 77%.

La información difundida ayer por el Departamento de Sanidad del Gobierno vasco sobre el estado de la epidemia en Euskadi pone de manifiesto la necesidad de que «tanto los ciudadanos, a nivel individual, como las instituciones» se involucren en el objetivo de poner freno a la infección. El consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, se mostró ayer así de tajante en la presentación de la campaña de prevención del sida impulsada por la consejería con motivo del Día Mundial del Sida, que se celebra el próximo viernes.

Conocer el riesgo
El mensaje elegido para esta ocasión, siguiendo las directrices que marca la agencia de Naciones Unidas contra el sida (ONUSIDA), parece situar la lucha contra la enfermedad en sus primeros tiempos. Al principio de la epidemia, las instituciones sanitarias se vieron en la necesidad de informar que la mejor manera de protegerse contra el virus era utilizar profilaxis. Lo hicieron con esloganes del tipo 'Póntelo, pónselo'. El de este año tiene ese mismo cariz: 'La edad no te protege del sida, el preservativo sí'.

Inclán mostró ayer a los medios informativos su asombro porque la edad media de las nuevos infectados en Euskadi es de 38 años. Son, según dijo, personas que deberían conocer el riesgo que entraña el sexo sin protección porque han conocido la epidemia desde sus orígenes, desde que eran unos adolescentes. Y, sin embargo, no se protegen.

Lo positivo de la información conocida ayer es que Euskadi lleva varios años manteniendo en un mismo nivel la cifra de nuevas infecciones, en torno a las 150. No hay menos, pero tampoco más. Este año se han contabilizado 133 en los diez primeros meses. Pero lo que preocupa de verdad, por encima de que el 72% sean varones y el 28% mujeres, es que seis de cada diez nuevos pacientes tienen más de 35 años.

«Se han aburrido»

¿Qué ha ocurrido? «¿Qué puede impulsar a una persona que ha conocido el sida desde sus orígenes a mantener relaciones sexuales sin protección?», se preguntó ayer Gabriel Inclán. Los ciudadanos, según se contestó el consejero, se han descuidado frente al sida porque no es fácil mantenerse siempre en situación de alerta, porque «se han aburrido», en muchos casos, del sexo seguro y también porque hay personas que buscan el placer precisamente en el peligro.

«En Internet pueden leerse mensajes del tipo 'Quiero sexo con prácticas de riesgo'», afirmó el consejero. Las instituciones, por su parte, tampoco han logrado que cale en la sociedad la idea de que «el virus del sida no está en los colectivos marginales, sino que vive entre nosotros». Sanidad trabaja para impulsar medidas que palíen esta situación. El consejo, entretanto, pasa por protegerse frente al sexo de riesgo con un preservativo, la única vacuna que protege casi al 95%..

http://www.diariovasco.com/prensa/20061128/aldia/sexo-riesgo-extiende-sida_20061128.html

SIDA EN EUSKADI
Unas 11.000 personas se han infectado con el virus del sida desde que arrancó la epidemia en Euskadi. Unas 3.000 han fallecido ya.

La epidemia permanece estancada. Cada año se registran unos 150 nuevos casos, sin que de momento haya sido posible rebajar la cifra.

Osakidetza ha comenzado a ofrecer este año a los seropositivos dos servicios pioneros en España. La cirugía facial para reparar los daños causados por un problema metabólico llamado lipoatrofia ha atendido a 130 personas. El programa de reproducción asistida para parejas en las que el varón está infectado también ha comenzado a atender a los primeros usuarios..

MARÍA DEL VAL SECRETARIA DEL PLAN NACIONAL CONTRA EL SIDA

«La prueba ha de ser más accesible»

Dice que los test no sólo deben realizarse en centros de salud, hospitales y urgencias

María del Val comenzó su carrera profesional en el hospital vitoriano de Txagorritxu, donde se especializó en Farmacia hospitalaria. El pasado 1 de septiembre aceptó el reto de sustituir a Lourdes Chamorro y hacerse cargo de la Secretaría del Plan Nacional del Sida. La lucha contra la discriminación y la detección de los más de 35.000 españoles que viven con el virus y no lo saben constituyen sus principales objetivos.

-Tengo entendido que su primera intervención como secretaria del Plan Nacional terminó con un tajante consejo para las parejas estables: «Usen ustedes el preservativo».

-No, exactamente así. Una de las estrategias de prevención que estamos fomentando es el uso del preservativo. El sida es una enfermedad de transmisión sexual que afecta a hombres y mujeres; y no puede bajarse la guardia. Seguramente dije algo de esto.

-El sida parece siempre la enfermedad de otros. De toxicómanos, homosexuales, del mundo pobre...

-Por eso hemos elegido como lema para el próximo 1 de diciembre 'Detén el sida. Tu puedes'. A todo el mundo le ofrecemos tres alternativas en las que pueden involucrarse directamente.

-A saber:

-La primera consiste en respetar a las personas con VIH. La discriminación es la principal barrera con la que nos enfrentamos para detener la enfermedad. Tampoco podemos permitir que la gente tenga miedo a hacerse la prueba. El tercer objetivo es el fomento del preservativo.

-¿25 años después todavía hay que recordar la necesidad de usarlo?

-En nuestor entorno, el hecho de que afortunadamente hayamos dispuesto de tratamientos ha contribuido a hacer invisible la enfermedad. La percepción del riesgo es menor. Además, ahora mismo, hay generaciones que han nacido con el sida y que lo ven como cualquier otra enfermedad, como la diabetes. Sabemos, además, que muchos jóvenes confunden determinados anticonceptivos con los métodos barrera, como el condón

-¿Tal vez las campañas han hablado mucho de preservativos y menos de formación sexual, de la importancia del amor, la ternura...?

-Este es un tema complejo, porque cuando hablamos de la vida más íntima de las personas es muy difícil lograr en una campaña un equilibrio para no resultar rancio ni progre. Ahora bien, estamos de acuerdo en que la formación afectivo-sexual es mucho más que el puro hecho biológico. Ese reto tenemos que abordarlo.

-Siempre se habla de jóvenes, pero el VIH no distingue edades.

-Las relaciones sexuales con personas de las que no se tiene suficiente información se dan en todas las edades en todos los colectivos sociales. Ahora mismo se están diagnosticando casos en personas de 40, 60 y 70 años.

Esperanza sin vacuna

-¿Debe hacerse la prueba del sida todo aquel que haya tenido más de una pareja sexual?

-Somos conscientes de que estas pruebas están disponibles en centros de salud, hospitales y servicios de urgencias. Todo el mundo puede acceder a ellas. Lo que pasa es que puede haber personas que no se atrevan a decirle a su médico de familia que han tenido una conducta de riesgo y que tienen miedo de haberse infectado. A lo mejor el médico es amigo de los padres o de la pareja... Hay que buscar alternativas para facilitar las cosas a todas estas personas.

-¿Y cómo piensan hacerlo, a través de las ONG?

-Prefiero no anticipar cómo. Todo esto es algo sobre lo que ahora estamos reflexionando y queremos que sea algo muy colaborativo, respetando otras posibles opiniones. A primeros del año confío en que tengamos una estrategia.

-¿Cómo pretende infundir esperanza a un colectivo que ya sabe que la vacuna tardará en llegar?

-Tal vez la vacuna terapéutica sea un primer paso hacia la preventiva. Hay otras investigaciones en marcha, pero por fortuna, en España hablamos de otras cosas, como el respeto y la integración laboral.

«Cualquier solución debe contar con las ONG»

-¿Se lo pensó dos veces antes de aceptar el cargo?

-Por supuesto. Hay que pensárselo bien antes de asumir una responsabilidad así.

-¿Qué se ha propuesto por encma de todo?

-Creo que podemos hacer cosas para arrancar el estigma y la marginación. Hay que detectar a esas 35.000 personas que son seropositivas y no lo saben.

-¿Cómo la ha recibido el mundo asociativo?

-La verdad, que muy bien. Tengo un recuerdo fabuloso de mi formación en el País Vasco, que era y es una comunidad muy progresista en estos temas.

-¿Por qué lo dice?

-Entonces hubo que montar los servicios de dispensación de medicamentos a los pacientes y en algunas zonas había mucho rechazo porque los que venían eran casi todos drogadictos. Desde entonces, hasta ahora no había tratado tan directamente con la gente. Las de las ONG son personas con convicciones profundas. Saben lo que funciona y lo que no. Desde luego, son parte de la solución a este asunto.

Diario Vasco. San Sebastián, a 28 de Noviembre de 2006